¿Quién era Lucho?

 

Artículo tomado del Boletín Informativo de la Coordinadora de Organizaciones Populares de Pudahuel
BOLECOPP N°5- Año 1 1987. Pubicado tal cual como documento testimonio.

Lograr extractar una vida en síntesis apresurada de hechos, realmente poco ayudará a reconocer la semblanza de un compañero que algo más que compromiso, militancia y música fue un hombre conciente, una integridad que aportó a este largo combate por la libertad y contra la explotación capitalista como tantos jóvenes, hoy los mejores, que dan sus días y horas en pos de un mañana y un presente de justicia.

La fuerza de la historia decide por nosotros al ser conciente de ésta y la realidad que ésta impone y en un poblador de Pudahuel, Lucho Díaz, hijo de esta proletaria comuna, de una regidora comunista, la historia de la lucha de clases en Chile, impuso compromiso y fue asumido el compromiso ; impuso decisión de lucha y luchó ; impuso cambios y asumió cambios, aquellos radicales, estructurales ya que el compañero, desestructuró en sí mismo casi todo lo que el sistema imponía y se entregó cien por ciento a una causa revolucionaria. En la organización intentaba desestructurar la dictadura, el sistema.

Un músico combatiente, un combatiente músico, [de] esta dicotomía en Lucho resulta su gran integridad, su particularidad esencial que da cuenta del carácter del compañero. Su sensibilidad artística está registrada en más de treinta canciones y arreglos, su combate lo registra la historia, el pueblo, más allá de incorrecciones técnicas o de otro tipo. Su breve recorrido, a pesar de lo breve, es hoy un aporte indiscutible para muchos compañeros que le vimos de cerca.

Qué quedará que decir :

¿De su profunda vocación musical y su trabajo de vendedor ambulante en las ferias de Pudahuel, para costear sus estudios de composición, armonía y piano donde destacó entre muchos alumnos ?

¿De su vehemente discurso, de su convicción revolucionaria que llevó hasta el fin ?

¿De su clandestinidad en donde dejó familia y mínimas comodidades por una vida de sobresalto y permanente riesgo de caer en manos de los tiranos ?

¿De sus convicciones que era necesario experimentar, un hombre nuevo desde hoy, en valores socialistas ?

Hablar de sus años de estudiantes y sus primeras rebeliones frente a la exigida corbata escolar ; hablar de su amor, de un profundo amor por una justa causa, amor que fue capáz de asumir en relaciones concretas, en consecuencia máxima. Hablar de sus primeros años aportando en grupos juveniles, culturales, en el movimiento popular en Pudahuel hasta que dió pasos mayores y se integró a las milicias de la resistencia, porque convirtió su rabia en fuerza y su fuerza en combate.

Cada aporte teórico fue de interesante agudeza, incansablemente creyente en el poder del pueblo, marchó a la acción sabiendo que había un futuro de victoria y una historia que como explotados haríamos nuestra.

A los 24 años (dos días antes de cumplirlos) efectuando una recuperación fue alcanzado por una bala asesina, él disparó en una calurosa tarde de diciembre al corazón del sistema. Nuestras avenidas y calles de Pudahuel quedaron desprovistas de sus pasos, huérfanas de su mirada, su guitarra olvidada de sus acordes.

Entró en muchas casas proletarias donde durmió, comió y vivió, días de clandestinidad, tiempos de compromisos ; entró brevemente en la historia llena de sangre que sabrá rebrotar con vidas y con ejemplos de los mejores hijos como nuestro compañero Lucho.